Bendiciones a todos

Hoy he decido tomarme un tiempo para bendecirles. En esta ocasión no pretendo bendecirles con un buen escrito, una buena lectura o dialogo; sino de otra manera. Hoy declaro sobre la vida de ustedes bendiciones en abundancia; gracia y paz divina para que sobreabunde en ustedes la gracia de Cristo. Declaro que no habrá artimaña del enemigo, de humanos, organizaciones, grupos o de otra índole, que prevalezca ante ustedes. No habrá arma forjada que prospere contra ustedes. Hoy declaro que Dios los cubre y protege. Declaro que son libres, libres y más que victoriosos. Si alguna cadena o atadura les liga, en esta hora declaro que son rotas todas ellas. En el nombre de Cristo Jesús lo declaro, Amén.