Una mirada interior

Es necesario en ocasiones que hagamos una leve parada, un alto al día a día, y tomemos un tiempo, por pequeño que sea, hay que tomarlo. No se trata de cuán grande o pequeño sea ese momento, lo importante es tomarlo. Cuanto tiempo dependerá de simplemente llegar profundo, no es la cantidad, sino la calidad. El punto es que en ese tiempo hagamos una mirada interior, y profunda. Que nos percatemos hacia donde nos dirigimos en nuestro interior espiritual. Sin duda deberas encontrar que existe un futuro retante, y quizás aterrador, pero hay que recorrerlo; y para hacerlo necesitaremos la ayuda de Dios, el todopoderoso.

Separa un instante mágico con tu creador.

Hoy tuve un momento hermoso con Dios, el me visito; no lo vi, no lo oí, pero supe que él estaba atendiendo mi vida, que él estaba en el asunto, que él se estaba manifestando en mi vida. Hoy tuve un instante mágico con mi creador. Estos instantes a solas con Dios nos ayudan a seguir hacia adelante.

Ve tu y haz lo mismo; sal al encuentro con tu creador.