La esperanza

En estos dias la esperanza se ha perdido, ha sido consumida al parecer por los desastres y las luchas de la humanidad. Pareciera que todo tiene un sólo camino, el camino de la perdición. Hemos dejado de creer en la raza humana, en los políticos, en los líderes religiosos, en la familia, en los padres, en los hermanos; en fin, en todo hemos dejado de creer. Estamos en un proceso de desesperanza, un proceso de dolor, de angustia profunda. Pero, no debiera ser así. Debemos de tener fe en el Creador, la fuente de vida. Dios nos ha dado vida con su soplo, nos a dado esperanzas a través del sacrificio de Jesucristo, su Hijo amado; y nos a redargüído a través de su hermoso Espíritu Santo.

Si estas pasando por una circunstancia dificil en tu vida, yo te digo que no todo esta perdido, hay esperanza para ti. No importa cuán obscura sea la noche, pronto la mañana llegará y verás la luz del día. Es cierto que las cosas parecen ir peor cada vez, pero si crees en Dios, y crees en sus promesas, tienes que tener esperanza. ¿Cómo podemos decir que todo seguirá peor y no mejorara cuando tenemos una promesa? Recuerda que viene lo mejor, viene una vida en abundancia llena de paz; Cristo viene pronto.

Cristo viene pronto, él es nuestra esperanza. Nuestro Refugio se acerca. Una vida plena en Dios se avecina. Los días malos se marcharan de una vez y por todas. No habrá más tristezas. Sólo la alegría reinara en la mansión celestial en la cuál se nos ha reservado una habitación. ¿Qué esperas para animarte? ¿Qué te tiene tan frustrado? Acaso no percibes, no te das cuenta que nuestro día cercano esta, y seremos perfeccionados; eso será hermoso. Piensa en las bondades del Señor y no te apartes de su camino; ni a diestra, ni a siniestra. Mantente firme y esperando; por que ya viene.