Aún en momentos difíciles

Voy directo al punto, pues no quiero tomarle mucho tiempo, sino ser efectivo en mi comentario.

En estos días, semanas, y hasta meses, he estado pasando por circunstancias difíciles. Circunstancias fuertes han llegado a mi vida. Sí, es cierto, aunque usted no lo crea (quizás por que no me conoce o no tiene una relación estrecha conmigo), soy un humano con defectos, virtudes, problemas y circunstancias que en ocasiones abaten mi alma; como a cualquier humano otro le afecta. Les digo esto no para que sientan compasión o angustia por mi, sino para que sepa que ninguno esta exento de pasar por momentos duros. Yo no poseo un escudo protector mágico que impida que lleguen esos momentos a mi vida. Tampoco poseo la perfección, ni el nivel de santidad que impida el ataque del enemigo y de las personas a mi vida. De hecho, Jesús era perfecto y santo, en su totalidad, y aún así paso por momentos difíciles. Por lo tanto, hoy te recomiendo hermano en la fe, levantare y anda. No pienses que estas derrotado, pues no es así, la victoria que Jesús compro a precio de sangre también fue para ti. El que pases por pruebas, angustias, o cosa semejante no implica que Dios se haya olvidado de ti. Jesús dijo que en el mundo recibiríamos aflicción, pero confiemos, pues el ha vencido al mundo. Jesús no te promete aflicciones; pero te advierte sobre su paso por tu vida. Y no te dice que vienen y ya, sino que te da una salida, te da un consejo para que puedas pasar y sobrevivir a la aflicción; confía en él, por que el venció.

Yo no soy perfecto, y aún así estoy de pie creyendo en él; no pienses que soy algún escogido especial y por eso sigo de pie. Soy humano, con defectos similares, y quizás peores, pero me basto en su gracia, porque su poder se perfecciona en mi debilidad. Y no es que ponga de excusa su poder para no mejorar mi vida, sino que su sacrificio es tomado en consideración cuando he caído. Hoy te digo, levántate y anda por que Dios quiere que camines; no te quedes estancado pensando en tus errores, piensa en su sacrificio.

Por que aún en momentos difíciles Dios esta contigo como poderoso gigante.