¿Te importo?

¿Se ha preguntado alguna vez, si realmente usted le importa a Dios? En ocasiones, el estrés de la vida nos hace sentir como si realmente a Dios no le importara lo que nos esta pasando. Nos enfermamos, se enferman nuestros seres queridos, crímenes, violaciones, accidentes, y demás males sociales, chocan con la realidad de la existencia de Dios. Muchos se preguntan si realmente existe Dios. Todas estas realidades aturden nuestra mente, con el propósito de que creamos que el no existe, o que se ha olvidado de nosotros, o peor aún, que no le importamos.

No crea que a Dios usted no le importa. Si no le hubiese importado su vida, no se la hubiese dado. No hubiese enviado a su Hijo a morir por usted, si fuese así. No tendría por que molestarse en preparar a personas para que sean de bendición y guía para usted. Confíe plenamente en el amor de Dios, permita que Dios continúe obrando en su vida, y no le de la espalda a un Dios que ha hecho lo suficiente como para demostrarle cuanto le importamos.

Tal vez, usted piense que yo le digo esto por que estoy en mi mejor punto de la vida. Que me encuentro en esa gran cima donde la fama y la fortuna le sonríen a uno, y el dinero ya no es necesario, por que tengo suficiente. Nada más equivocado que ello. La vida me a golpeado lo suficiente como para derivarme, y llevarme directo al suelo. Y tampoco quiero que piense que estoy quejándome por lo que tengo o estoy pasando. Sólo quiero que tenga en perspectiva que al igual que usted soy humano, y paso por situaciones difíciles como usted; algunas más fuerte, otras menos; pero, igual de validas, igual de desafiantes. Así que le animo a levantarse, poner su frente en alto, y hecharle ganas a la vida, siga hacia adelante, que lo mejor aún no ha llegado.