El Rey te mando a llamar

2 Samuel 9

El relato de esta historia se trata del rey David, quién fue amigo de Jonathan (hijo de Saúl, el ex-rey de Israel, predecesor de David). David, recordando el pacto que hizo con Jonathan, decide hacer misericordia con alguien que quedaba de esa genealogía, llamado Mefi-boset. Mefi-boset era un hombre lisiado de los pies. Al llegar ante David y recibir la noticia de que sería restaurado, desde la perspectiva que todo lo que era de Saúl le sería dado y el comería de la mesa del rey, le sería restituido todo; Mefi-boset pregunto ¿quién era él? mencionando que él era como un perro muerto.

De este relato quisiera mostrarle varios temas. Pero, para ir más allá y poder comprender las enseñanzas de Dios a través de esta historia debemos leerla. Por lo que este Post se trata sólo de la historia, sin reflexión, por el momento.

2 Samuel 9 {Reina Valera 1960}
Bondad de David hacia Mefi-boset

1 Dijo David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán? 2 Y había un siervo de la casa de Saúl, que se llamaba Siba, al cual llamaron para que viniese a David. Y el rey le dijo: ¿Eres tú Siba? Y él respondió: Tu siervo. 3 El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies. 4 Entonces el rey le preguntó: ¿Dónde está? Y Siba respondió al rey: He aquí, está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lodebar. 5 Entonces envió el rey David, y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lodebar. 6 Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo. 7 Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa. 8 Y él inclinándose, dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo? 9 Entonces el rey llamó a Siba siervo de Saúl, y le dijo: Todo lo que fue de Saúl y de toda su casa, yo lo he dado al hijo de tu señor. 10 Tú, pues, le labrarás las tierras, tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer; pero Mefi-boset el hijo de tu señor comerá siempre a mi mesa. Y tenía Siba quince hijos y veinte siervos. 11 Y respondió Siba al rey: Conforme a todo lo que ha mandado mi señor el rey a su siervo, así lo hará tu siervo. Mefi-boset, dijo el rey, comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey. 12 Y tenía Mefi-boset un hijo pequeño, que se llamaba Micaía. Y toda la familia de la casa de Siba eran siervos de Mefi-boset. 13 Y moraba Mefi-boset en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey; y estaba lisiado de ambos pies.

Canción de Danny Berrios – El Rey te mando a llamar

 Primer Tema: La misericordia

Ante este versículo es de esperarse que dialoguemos sobre la misericordia. Siendo que David hizo misericordia, conforme lo establece Dios, con el hijo de su amigo, con quien había hecho pacto. Un pacto, en términos sencillos, es un acuerdo entre por lo menos dos partes de hacer algo. Un pacto se convierte en un deber o responsabilidad ante otra persona. David asumió ante Jonathan una responsabilidad. Como forma de honrar ese pacto, David hace misericordia con Mefi-boset. En que se basa la misericordia, en el amor. David tuvo misericordia de Mefi-boset por amor a Jonathan su padre. David, el rey, lo mando a llamar por amor.

Historia paralela; Dios es el Rey de reyes y Señor de señores. Creador del ser humano y de todo lo que existe. Dios siendo tan misericordioso, nos ha llamado, por amor, por amor de su nombre. Dios ha hecho un pacto, a través del sacrificio de Jesús en la cruz del calvario. Con este amor, con este pacto, nos ha extendido una invitación para llegar a su palacio. Dios, El Rey te mando a llamar. Dios te ha llamado para vivir una mejor vida, una vida de gozo, paz y esperanza; no en las cosas de este mundo, sino en las de su reino. El Rey ha extendido sus manos; una hacia la izquierda, otra hacia la derecha. Siendo crucificado y abatido por amor, nos ha extendido sus manos de misericordia; para rescatar al perdido, al quebrantado, al sufrido. De tal manera amó Dios al mundo que entrego a su Hijo unigénito para que todo aquel que crea en él, no se pierda, más tenga vida eterna (Juan 3:16). Jesús extendió sus brazos en la cruz por amor. Para que puedas tener acceso al Palacio Real, por que El Rey te mando a llamar.

Segundo Tema: Ve tu y haz lo mismo

Lucas 10:37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.

Hoy es jueves 5 de abril de 2012, y mañana se conmemora o recuerda el día en que Jesús entrego su vida por nosotros. Jesús entregó su vida por amor a nosotros, el hizo misericordia. Al igual que David hizo misericordia por amor, Jesús vino a rescatarnos, a restaurar nuestra relación con el Padre, a través de su sacrificio. Se trata de restauración. Restablecer lo que se había perdido, una relación con Dios. Una vez el hombre cayó en pecado, rompió esa relación, y la relación con su esposa se vio lacerada. Así se encuentra nuestra vida cuando estamos lejos y apartados de Dios, ignorando su amor y la responsabilidad que tenemos con Él. Lacerada esta nuestra relación con Dios, y con los hombres, a causa del pecado.

Quizás te hayan hecho daño, te hayan lastimado o herido. Los humanos nos equivocamos en la toma de decisiones, y lastimamos a otros en el proceso. Quizás alguien sin querer te ha lastimado. Quizás alguien herido decidió herirte. Quizás hayas herido a alguien, consciente o inconscientemente. Las heridas del corazón pueden ser tan profundas, que sus cicatrices siempre sobresaltan a la vista. Un corazón herido puede ser visto en el brillo de los ojos. Pero, es tiempo de actuar diferente, es tiempo de cambiar, es tiempo de cosas nuevas. Hoy, te pido, ve tu y haz lo mismo. Usa la misericordia. Da por gracia de la misericordia que haz recibido. Se misericordioso con los que te han lastimado. Perdona a los que te han herido. No vivas más frustrado por el pasado, permite que el nuevo amanecer de un viernes de conmemoración de la Muerte de Cristo, sea un día de muerte a las frustraciones, a los dolores, a las heridas, a las raíces de amargura. Este viernes entrega a Dios todo eso, da muerte a todo eso, llevalo a la cruz, por que Cristo se ha encargado de comprar tu sanidad para ti, incluyendo tu sanidad emocional. Anda, ve tu y haz lo mismo, muestra misericordia.

Tercer Tema: Referencia Cruzada

El nombre de este tema no esta relacionado a la historia de Mefi-boset, sino que lo que a lo que pretendo hacer; cruzar referencias. Con esto a lo que me refiero es que junto con esta fascinante historia analizaremos otra. Una muy especial para el día de hoy. Tal vez ya escuchada o leída, pero sin duda es importante. Y creo que nunca se ha hecho esta referencia cruzada, por lo menos yo nunca la he oído o leído. Quizás el termino que estoy usando es incorrecto, y no deba llamarse referencia cruzada. Pero, aún así, deme la oportunidad y lea este tema que me resulto interesante. Recuerde que lo importante no es el concepto, sino la enseñanza. Al fin, eso es lo que pretendo, enseñar lo que he aprendido.

Lucas 23:41-43 (RV 60)
-Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. -Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

En 2da Samuel 9:8 leemos de un hombre que se llama a si mismo perro muerto. En la cruz vemos un hombre que reconoce que esta pagando la consecuencia de sus errores. Este ladrón de la cruz al igual que Mefi-boset se debe sentir como un perro muerto. Maltrecho, herido, sangrando, fatigado, escarnecido, y a punto de morir. Aunque en el caso de Mefi-boset, quien es lisiado por que lo dejaron caer de niño, no era su pecado necesariamente lo que le hacia sentirse como perro muerto. La expresión perro muerto denota la más grande humillación que puede alguien hacer, o hacerse en el caso de Mefi-boset. No es para menos que Mefi-boset se sienta así, cuando de hecho el significado que se le da a su nombre es avergonzado. Mefi-boset fue avergonzado, el día en que su abuelo y padre mueren, también el cae quedando lisiado, o cojo según algunas traducciones de la Biblia. Mefi-boset es llevado a Lodebar, donde se dice que es tierra de tristeza, miseria y dolor, tierra sin sueños, donde reina la maldad. Imaginese usted la actitud de Mefi-boset ante la vida, era el sucesor al trono, pero de repente pasaron tantas cosas negativas que le troncharon la vida. Tras de perder el trono, a consecuencia de la maldad de Saúl, queda inhabilitado para pelear por el trono al crecer. Todo le fue quitado, tantas tragedias que paso en un día. Mefi-boset entendió que el no era nadie, que el valía lo mismo que un perro en su lecho de muerte. En su mente debieron pasar dos cosas, que el no era merecedor de favor del rey y/o que el no representaba ninguna amenaza para el rey; por lo que le era imposible quizás, comprender por que estaba allí.

Ahora vemos a un ladrón, que esta siendo crucificado junto a Jesús. Asumo que era un vil ladrón, por que o le robo a alguien importante, o robo varias veces, fue algo notorio lo que debió haber hurtado este ladrón. Aunque era costumbre crucificar a causa de delitos como este, para que los que vieran no cometieran las mismas faltas, eso no quita el hecho de que este ladrón este siendo crucificado. Este ladrón reconoció su error, reconoció sus faltas, reconoció su pecado. Este ladrón no fue cualquier ladrón, yo le llamo el ladrón más grande. No robó un banco de los de hoy día, no le robó al Tesoro de los Estados Unidos, no se trata de nada de eso, el no le robó las joyas de la corona a la reina Isabel, no. Este ladrón robo su entrada al cielo, fue tan ladrón que en su último instante de vida, en su última oportunidad de arrebatar algo, arrebato una posición en la mesa del Padre. Sí, arrebato una posición en el cielo. Pienselo así, suena tal vez jocoso, pero es cierto; Jesús es el taquillero (la persona encargada con las taquillas) y este hombre le quito una de las taquillas o pasaportes de entrada. Lo interesante es que Jesús se dejo. Este ladrón dijo en otras palabras, una de las entradas es mía.

Tal vez se ha dado cuenta de hacia donde me dirijo, tal vez no; pero este es el punto: Aún siendo inmerecedores de la gracia de Dios, tenemos la oportunidad de obtenerla. Por que la Gracia es un regalo inmerecido por nuestras faltas, pero comprado por Amor del que nunca pecó, Jesús. Hoy, conmemoramos el Amor de Dios que nos ha dado Gracia inmerecida.

Mefi-boset y el ladrón en la cruz tienen algo en común con nosotros. Nuestro pasado, nuestras heridas, nuestros desaciertos, las cosas malas o negativas que nos han pasado, nuestros errores, nuestros pecados, nuestras faltas, todo eso y mucho más, nos separan de Dios; y a veces nos mantiene alejado de el. Pero el Rey, el Cristo, hoy nos manda a llamar y nos ofrece un estadía con Él en el paraíso. Su gracia sobre nosotros nos quiere acercar. Por amor de su nombre, por misericordia, murió para ofrecer perdón a nuestros pecados a nuestra maldad, a nuestras faltas y errores, y para restaurarnos.

El pecado de Adán y Eva nos separo del Padre. Esa desobediencia nos costo la relación con Dios, una relación estrecha. Perdimos por ellos nuestro enfoque, nuestro norte, nuestra dirección. El sacrificio de Jesús a costeado, a pagado, nuestra restauración. Job dijo se que mi redentor vive y aún después de desecha esta mi carne le veré… y con él me levantaré. El redentor de Job es Jesús, el redentor es aquel que pagó el precio para restaurar lo que había perdido. Nuestro redentor, el redentor de la humanidad es Cristo Jesús.

Hoy, es día de decisión. Hoy es día de dejar a un lado las quejas, los desaciertos, las heridas, la auto-humillación, los errores, los pecados. Hoy es día de pensar en que no es por quién eres, sino por cuanto Él te ama. Hoy es día de restauración. Hoy es tu día. Hoy es día de sentir libertad en Dios. Hoy es día de saber, y sentir, que no eres como perro muerto; puesto que hoy tienes vida, tienes vida en Él, si decides aceptarla. Hoy es día de recordar el sacrificio que Jesús hizo en la cruz del calvario para que veas cuan apreciado eres para él. Hoy es ese día de dejar el pasado, aplicarle ungüento de misericordia, y recibir la misericordia nueva de Dios.

Eres tan valioso, que el Rey de reyes te ha mandado a llamar, y para que tengas libre acceso a su presencia, ha pagado el precio. Ya no hay pecado que te pueda alejar de Él; ya no hay parálisis, malformación, debilidad, enfermedad o cosa alguna que te aleje de Él; sólo te aleja el no tomar hoy una decisión por Él. Si decides o haz decidido aceptarle como tu único y exclusivo salvador, haz conmigo esta oración:

Señor de señores y soberano Rey, gracias por el sacrificio de Jesús en la cruz del calvario. Gracias porque con eso demostraste que tu amor hacia mí es más grande que mis debilidades, que mis errores, que mis faltas, que mis heridas e incluso que mi pecado. Gracias por que me amaste, y me permites poder tener libertad en ti. libertad para adorarte, para amarte, para bendecirte, y para servirte. Hoy decido aceptar tu regalo de salvación, para estar contigo en la eternidad, al igual que el ex-ladrón de la cruz. Hoy decido recibir tu perdón, y perdonarme por mi pasado. Hoy decido cambiar el rumbo de mi vida, para agradarte y vivir para ti. Ayudame, por que sin ti no puedo vivir. Ayudame, por que quiero vivir para ti. Ayudame a desprenderme de las vanidades de este mundo, y acercarme a ti. Hoy decido amarte, alabarte, y servirte, por todos los días de esta vida, y de la venidera; cuando nos encontremos cara a cara, y estaremos juntos por toda la eternidad, amén.

Sí haz hecho esta oración, y necesitas información o ayuda, no dudes en escribirnos.
Para darle más rápida contestación escribanos a matrimoniocasado@gmail.com

Cuarto Tema: El hijo come en la mesa

El Señor desea restablecer su relación contigo, el quiere que recobres lo que haz perdido; la fe, la esperanza, la paz, tu relación con Él, el propósito que Él tiene contigo, su poder, unción y gloria sobre ti, la palabra de aliento, en fin todo lo que Él tiene contigo. Pero, ¿deseas hacer tu lo mismo?, ¿deseas lo que el Señor desea para tu vida? ¿deseas sentarte en la mesa del Rey?

Mefi-boset estaba desesperanzado, quizás, cansado, adolorido, triste, hasta quizás depresivo; se sentía como un perro muerto. Eso le era de obstáculo para comprender que el Rey quería compartir de lo que tenía. En su mente, al parecer, no cabía la idea de que el Rey se preocupara, después de tanto tiempo, por él que era un impedido. Sin embargo, el rey David estaba dispuesto a que él se sentara en su mesa y compartir como si fuera este su propio hijo. Según estudiosos, el trato que David le dio a Mefi-boset fue un trato de padre a hijo. O sea, no sólo había hecho restitución de lo que le perteneció a Saúl, sino que en adición recibió trato preferencial, trato de hijo.

No se cuál sea la circunstancia que te rodea. No se que te estará manteniendo al margen, distante, o lejos de Dios. Pero sé que Dios quiere brindarte un trato preferencial. Dios quiere tratarte como a un hijo. Dios quiere tenerte cerca. Dios quiere que estés en su mesa, y te da la oportunidad de aceptar esta dádiva divina. Tu eliges si aceptas ese regalo, esa gran oportunidad, tu decisión es lo que cuenta.

Dios es el mejor padre del mundo. No se si eres de las personas que tuvieron un padre malo, avaro, indecente, inmoral, violador, abusador, alcohólico, drogadicto, adultero, distante, maltratante, o de  cualquier otra indole; pero, Dios no es así. Quizás tuviste un buen padre; aún así dejame decirte que Dios es mejor padre que tu papá. Si fuiste maltratado se te hace más difícil comprender como Dios te puede amar, como Dios puede quererte como un hijo, o como puedes recibir algo de lo cual no eres merecedor, o digno. Es difícil creer que alguien te puede amar, si los que estaban llamados a amarte primero eran tus padres y no lo hicieron. Permiteme decirte, Dios quiere sanar hoy tus heridas, y ser ese padre, esa madre que no tuviste y que tanto deseaste. Dios quiere llenar ese vacío que hay en tu alma. Dios quiere sanar tus heridas. ¿Le podrías dar a Dios una oportunidad? ¿Podrías invitar a Dios a tu corazón? ¿Podrías darte la oportunidad de conocerle? Te aseguro que si le das la oportunidad, aunque sea por un tiempo, luego de que le conozcas no vas a querer dejarlo. El es demasiado bueno como para dejarle. Hoy Dios te invita para que puedas sentarte en su mesa.

Quinto Tema: Relación entre Adán, Abraham y Mefi-boset

En Genesis 3:15 dice “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” He aquí un mensaje de esperanza. El hombre por desobediente perdió lo que le fue entregado por Dios, un todo perfecto. Y Dios promete que de la simiente de esa mujer se levantaría alguien que heriría a la serpiente, el enemigo, en la cabeza. Un poco más adelante, en el capitulo 12:2-3 dice “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” A Abram, quien luego es llamado Abraham, Dios le promete bendición.

A través de esta promesa Dios te ha abarcado. Recuerdas, cuando David menciona que por el pacto que hizo con Jonathan, padre de Mefi-boset, haría misericordia. Pues, por el pacto que Dios hizo con Abraham y la palabra que le dio a la serpiente, relacionada con Adán y Eva, Dios ha hecho misericordia con nosotros. Eres tu, parte de ese plan de salvación, de rescate, de restauración. Dios ha decidido cumplir su palabra, acercando a su propósito, restaurando la relación entre ustedes. Dios lo tenía todo planificado desde antes que le fallaras, el tenía ya un plan de salvación para ti; es maravilloso el amor de Dios, como Padre, sabia que ibas a fallar, aún así, ya había decidido perdonarte. Dios se entristece de que le fallemos, pero quiere que reconozcamos nuestro error, nos arrepintamos, nos alejemos del pecado; y en todo ese proceso, nos ayuda, extendiéndonos su mano de amor y misericordia.

Al igual que David hizo con Mefi-boset, que le dio un lugar en la mesa, como hijo; Dios nos ha hecho como hijos por medio del sacrificio de Jesús en la cruz del calvario. David por amor a Jonathan hizo misericordia, Dios el Padre por amor a su Hijo tiene misericordia de nosotros. Dios nos ama tanto que no importando que nos alejamos de él, él hizo en Cristo, un evento público de Amor, Gracia y Misericordia. “En primera plana salió la foto del Cristo siendo crucificado, y ediciones después publicaron la misteriosa desaparición del cuerpo, con rumores de que había resucitado, Jesús ha resucitado.”

Hago esta alegoría, pensando en como hoy día veríamos la noticia en los periódicos; la noticia de un Dios que te ama e hizo un evento público para que te enteraras de su gran amor por ti. La gran noticia es que Jesús resucito, no es una especulación, es una certeza. Cristo Jesús resucito y con ello nos ha demostrado el poderío de Dios y su eterna justicia.

One thought on “El Rey te mando a llamar

Comments are closed.