Bendecidos

Sean todos bendecidos en gran manera, que la presencia de Dios sea sobre ustedes, para que viendo puedan ver, y oyendo puedan oír; discerniendo las cosas que son del Espíritu.  Hermanos, les animo a ser llenos del Espíritu, buscarle y hallarle; buscarle de todo corazón; por que Dios ha de hacer grandes cosas. En esta ora, declaro sobre ustedes la bendición de Dios, de una forma sobrenatural, como nunca antes usted la haya sentido. Anímense, esfuércense, por que algo grande de parte de Dios viene. Bendito sea aquel que vive y reina por los siglos de los siglos.