Tus Pecados Perdonados II

Aprende a asumir las responsabilidades de tus actos

El aceptar las responsabilidades de los errores que hemos cometido, para algunos, parece ser sinónimo de derrota. Sin embargo, no lo es. Más bien, significa que haz aprendido de los errores y como persona aceptas que tienes defectos, pero tienes la voluntad de levantarte y seguir hacia adelante; actuando responsablemente. Parece que a muchos les cuesta, quizás por cuestión de vano orgullo, aceptar sus errores, y cuanto más asumir las consecuencias de los mismos.

Demostremos al mundo que somos diferentes, que existen personas integras, con defectos, pero valientes. Dispuestos a asumir las consecuencias de sus actos, de una forma prudente, pero no menoscabados, sino erguidos porque estamos haciendo lo correcto hoy, a pesar de que en el pasado erramos. Cuando veo a alguien que reconoce sus actos, se levanta, se responsabiliza y sigue hacia adelante; no pienso en un fracasado, pienso más bien, en una persona exitosa, capaz de luchar contra la tormenta.

Pedro es muestra de un valiente que cometió el error de negar a Jesús. No porque el acto de negarlo le hiciera valiente, sino que a diferencia de Judas quién le entrego, y se sintió mal por sus actos, Pedro es restaurado y continua al servicio de Dios. Judás, sin embargo, le da un fin trágico a su vida, culminandola. No mal interpretes esto, no estoy diciendo que el que no se responsabiliza merece una muerte como la de Judás. De ninguna manera. Pero, ciertamente el que falla en su responsabiliza esta acabando con su vida de una forma lenta y agonizante; pues su vida no cambiara hasta que decida asumir lo que le corresponde. Ya sea emocional o espiritualmente, esta socavando su integridad y moralidad.

Aprendamos a vivir la vida plena, asumiendo nuestras responsabilidades y aprendiendo de nuestro pasado.