balanza

Y se inclinó la balanza

Qué tema interesante es éste. Seguramente la curiosidad le ha llevado a enfocarse en él, y quizás haya hecho conjeturas al respecto; sobre que se trata, que voy a decir, en que me baso, etcétera. Este mensaje precede al tema La santidad de Dios, por lo que le recomiendo que si no lo ha leído presione ‘Click‘ en este vínculo y lo lea antes que este. No coma ansías, y tómese el tiempo para leerlo antes que éste. Si ya lo ha leído, busque estar en un grato momento, donde si fuera posible no haya interrupciones y tome este barco hacia la isla del conocimiento.

En cierta ocasión un hombre prominente le preguntó a Jesús ¿qué haré para heredar la vida eterna?  Este hombre le afirmo a Jesús haber cumplido con algunos de los mandamientos establecidos a través de Moíses, aquellos que Jesús le pregunto que si los conocía. Jesús conocía lo que ha este hombre le hacia falta, despojarse de sí mismo. Este hombre prominente no cumplía con el mandato de amar a Dios sobre todas las cosas, sino que adoraba los bienes materiales, ese era su Dios, su idolatría, su perdición. Es interesante mencionar que Jesús no le desecho, sino el mismo al no aceptar la propuesta de Jesús a darlo todo a los pobres y seguirle. Jesús dijo en cierta ocasión que el que a Él viene, Él no le hecha fuera.

Quisiera que me permitieras un tiempo; un tiempo para analizar lo que dice la escritura. No un tiempo para mi, sino un tiempo para ti y Dios. Yo creo que Dios esta haciendo una obra maravillosa en nosotros. Y quiero que andemos, no corramos, y andemos en pasos firmes. Quiero que nuestra relación con Dios sea sólida. Mi interés no es convencerte de llegar a una religión y abandonarla de aquí a un tiempo. Deseo que aprendas que para ser salvo no necesitas una religión, sino una relación. La Biblia es nuestra guía, yo sólo soy, quizás, un comentarista que te anima a leerla y vivirla. Por lo que te pido que leas esta historia bíblica. (Lucas 18:18-26)

18 Cierto hombre prominente le preguntó a Jesús: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?”

19 Jesús le respondió: “¿Por qué Me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios.20 Tú sabes los mandamientos: ‘NO COMETAS ADULTERIO, NO MATES, NO HURTES, NO DES FALSO TESTIMONIO, HONRA A TU PADRE Y A TU MADRE.’”21“Todo esto lo he guardado desde mi juventud,” dijo el hombre.

22 Cuando Jesús oyó esto, le dijo: “Te falta todavía una cosa; vende todo lo que tienes y reparte entre los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme.”23 Pero al oír esto, se puso muy triste, pues era sumamente rico.

24 Mirándolo Jesús, dijo: “¡Qué difícil es que entren en el reino de Dios los que tienen riquezas!25 Porque es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios.”26 Los que oyeron esto, dijeron: “¿Y quién podrá salvarse?”

Habiendo leído esto te pido que tomes tiempo para reflexionar en tres (3) preguntas muy importantes, para que las analicemos y contestemos en la medida que le sea posible:

  1. ¿Por que quiero ser salvo?
  2. ¿Qué me impide ser salvo?
  3. ¿Quién podrá salvarse?

 

2da Parte (2do día):
{Sí usted desea puede leer todo el material de corrido. Este tema esta dividido en días para conveniencia tanto espíritual, como para también permitir que aquellos cuyo tiempo es escaso puedan edificarse dándole par de minutos diarios a los temas}

1. Debemos buscar ser salvos por nuestra conveniencia. La salvación es un regalo de parte de Dios que decidimos aceptar o desechar. Por así decirlo es una propuesta que Dios nos hace, si lo quieres lo tomas, sino lo dejas. Es un regalo sumamente valioso, costoso por demás. Con ella obtenemos sinnúmero de beneficios. Es como si fuera un plan de salud, con bonos y “rebates” incluidos en un conveniente y económico paquete. La oferta introductoria es la salvación, con 0% de interés, garantía ilimitada y lo último en los muñequitos. Los beneficios con la salvación comienzan de inmediato, pensastes en aceptar el regalo, lo decidistes, y antes de estampar cualquier firma, ya tienes los beneficios.

2. El hombre (como género humano, incluye a la mujer) pecó contra Dios. Dios establece reglas, y nosotros las quebrantamos. ¿Porqué? Por que nos da la gana, por que nos gusta desafiar, por que creemos que ser bueno es aburrido, y por otras cosas pudiera ser. El punto es que, el pecado nos separo y nos separa de Dios. Para la pregunta número dos usted lo más probable contesto algún pecado. Algo que usted sabe que a Dios no le gusta. Y si bien es cierto que debe trabajar esa situación, no es menos cierto que el impedimento que existe entre usted y la salvación se puede describir en una sola palabra; reconocimiento. Sí, reconocimiento. Para ser salvo usted debe reconocer que ha pecado, que Jesucristo murió por sus pecados, que Jesucristo es Dios, y que su salvación fue comprada, por lo tanto reconoce ese gran regalo y lo recibe. Amplio y abarcador tema, pero se resume en reconocimiento.

3. Muchos versículos existen en referencia a la salvación. Pero esta tarea la voy a dejar en sus manos, por que en esa búsqueda Dios se va a glorificar en su vida. Sólo voy a argumentar al respecto que; la salvación es por gracia (o sea, un regalo) de Dios para aquellos que deciden recibirlo.

Por último para hoy quisiera mencionar que la salvación es un regalo, un regalo apreciado y que no debe ser descuidado. La salvación es un regalo pesado también, por hacer una comparativa. Y me refiero a que cuando menciono sobre cuidarlo, no estoy diciendo que viva como desesperado pensando que lo va a perder fácilmente, o que porque se equivocó en algo ya perderá la salvación. Esto no es así. Pero, no es menos valido y correcto que se pueda perder. Con pesado quiero decir que no piense que es una caja de cristal que si usted se tropieza se va a romper y no va a poder recuperar; sino que si la descuida, hay un ladrón (velando la güirita dirían en Puerto Rico) pendiente para robársela. Pero, el sólo puede robársela si uno no la esta cuidando. Esto quizás pudiera ser un tema para otra ocasión entrar más a fondo.

Bueno, los espero luego, para continuar con este tema tan interesante. Gracias por su visita.

3era Parte (3er día):

27 Y Él {Jesús} respondió: Lo imposible para los hombres, es posible para Dios. – Lucas 18:27
04 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. -1 Timoteo 2:4
13 Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo. – Mateo 24:13

Estos versículos denotan tres aspectos interesantes dentro de la enseñanza de la salvación. Jesús quiere que todos sean salvos. Y como hemos mencionado la salvación desde la perspectiva humana es imposible, por que las reglas que había que cumplir eran difíciles de cumplir; a causa de los deseos del corazón. Como dije anteriormente, nos llama la atención hacer lo que nos dicen que no hagamos. En el caso de este rico, podríamos decir que era difícil para el comprender que tenía que vender todo lo que quizás le costo mucho trabajo y esfuerzo. Humanamente es poco creíble que para ser salvo tengas que dejar lo que te a costado. Pero, Jesús sabía que había en el corazón de este hombre; su amor estaba puesto en sus bienes, y eso era lo que le impedía ser salvo. Dios no quiere dejarte en la ruina, pero sí algo te estorba para ser salvo, Él quiere que lo dejes ir; porque la salvación es lo más importante de todo, es lo que te garantiza un final feliz. Hay muchos detalles que podemos aprender de esa historia, y la próxima semana hablaremos de ellos, pero por ahora continuaremos hacia adelante en lo que corresponde a este tema; Y se inclino la balanza.

El segundo versículo mencionado nos enseña un detalle sencillo de comprender, pero básico y fundamental para lograr la meta. Es necesario perseverar. Perseverar es según el diccionario de la real academia española el acto de mantenerse constante en lo comenzado, y/o durar permanentemente. Dos cosas sobre este versículo; si te menciona que debes perseverar significa que vendrán momentos de tomar decisiones que te dirijan a continuar luchando a pesar de las desavenencias, y que ha ese regalo hay que añadirle algo para retenerlo. Pero, ¿qué?

El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado. – Marcos 16:16

Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree…Cerca de ti esta la palabra, en tu boca y en tu corazón, es decir, la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. Pues la escritura dice: Todo el que cree en Él no será avergonzado… porque: Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. – Romanos 10:4,8-11, 13

La balanza estaba desequilibrada, por un lado la santidad de Dios, su justicia, lo que Él es, y por otro lado nuestras buenas acciones, méritos y demás; con un peso exhorbitante por su parte, nuestro lado de la balanza parece tener polvo, granos de arena, o migajas en vez de algo que realmente tenga un peso. Juntando lo mío con cuatro millones de persona no llegamos hacer ni que la balanza lo piense. Pero, se inclino la balanza de nuestra parte. Y con el sacrificio de Jesucristo en la cruz del calvario, en nuestro lado hay sangre preciosa que cubre (según la escritura bíblica) multitud de pecados. Logramos un empate en la balanza. Logramos entre comillas, lo logró Jesús, pero también la palabra dice que su acción nos cuenta como para nosotros. Que tremendo, ¿verdad?, lo que hizo Jesús nos cuenta como si hubiese sido obra de nosotros; su sangre cuenta como si hubiéramos pagado la deuda que teníamos con el Padre. Sencillamente, maravilloso. Es estupendo. Gracias a esto podemos venir a dónde Dios, y tener una comunicación con Él, como de Padre e hijo.

Pero, espera un momento; esto no nos ha hecho salvos, no aún. 2 Corintios 5 dice: “Al que no conoció pecado {Jesús}, le hizo pecado por nosotros {Dios lo tomo como pecado}, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El”. O sea, Dios declaró a Jesús pecado, para que al este {Jesús=Nuestros Pecados} ser crucificado, ser nosotros hallados justos. 1 Pedro 4:18 dice: “Y si el justo con dificultad se salva, ¿qué será del impío y del pecador?” Así que falta algo, ¿qué?

Lo que hace falta para lograr que la balanza se incline, no sólo a nuestro favor, sino que su peso haga que se incline hacia nuestro lado; Fe. Porque por gracias somos salvos, dice la Biblia. Y en los versículos anteriores también menciona la necesidad de creer, eso es Fe. La Fe es esa piedra extra que logra mover la balanza. Note que la balanza representa justicia, ¿quién es Justo?; entendiendo que Fiel es en cierta medida un similar, pues Jesús. La Biblia dice que el es: Fiel y Verdadero. Acaso, no dice también que el Señor esta en su trono. Pues, quiere decir que esa piedra extra, la Fe, mueve el TRONO DE JUSTICIA, el TRONO DE LA GRACIA. Gracia por la cuál somos salvos, y al estar inclinada a nuestro favor pasa que se cumple lo dicho por el Señor Jesucristo; “todas las demás cosas son añadidas”.

Tremendo regalo se nos es dado. Pienso que todo esto último es tan impactante que quizás lo haya sentido como un golpe a mano abierta en el centro del pecho. Así es como esto me ha impactado, así es como lo sentí. En otro momento, quizás, retomemos esto para hacerlo de una forma más sutil. Pero, créame, que este mensaje necesitaba terminar así; porque de esta manera despertamos, nos sacudimos, y entendemos la realidad espiritual tan importante y necesaria. Se que son muchos versículos entrelazados, si no entendió el vinculo que existe entre ellos, busquemos, le van ha ser de bendición. Y pida a Dios que le de sabiduría, pues Santiago dijo que el que tiene falta de sabiduría la puede pedir a Dios, y sin reproche le será dada, pero pida creyendo que le será otorgada.

_________________________________

Le pido que si usted es cristiano, converso, y/o tiene conocimiento; de ningún modo dude en reforzar su conocimiento con estos mensajes tan importantes y fundamentales en nuestra vida. Permítanos bendecirle, quizás de aquí salga edificado, con nuevas ideas o estrategias para bendecir a otros. Y en cuanto sea posible comparta este mensaje con otros. Recuerde dar de gracias lo que por gracia ha recibido.

One thought on “Y se inclinó la balanza

  1. A Cuevas Post author

    Esta tarde…
    GRAN FINAL

    Esta tarde culminare con este mensaje tan hermoso y fundamental para lograr vivir una vida más plena.

Comments are closed.