Riqueza versus Salvación

Acaso ¿podrá algún rico ser salvo?

Esta pregunta parece extraña, pero es necesario estar consientes de dos sucesos bíblicos que nos dirigen al respecto. Jesús dijo “el que a mi viene yo no le hecho fuera”. Sin embargo, al joven rico le ordeno que le siguiera luego de vender lo que tenía, y darlo a los pobres; y que esto lo haría salvo. Acaso Dios quiere que seamos pobres para servirle. Si bien pareciera ser el ejemplo que nos da Jesús, quién se despojo de todo lo que tenía para padecer como hombre y salvarnos; eso no es lo que en la Biblia se pretende enseñar.

Para esto tenemos varias cosas que conocer. Job, un hombre justo delante de Dios, fue despojado de todo y aún así no maldijo a Dios. A pesar de las pruebas que tuvo, no maldijo a Dios, y al final de su historia Dios le bendice. Job termina teniendo más riquezas que las que nunca tuvo. Salomón, Dios le dio sabiduría, y a pesar de sus imprudencias fue un hombre rico, y bendecido por Dios. Puedo mencionar otras personas, pero el fin es ejemplificar y no abundar.  ¿Porqué este hombre rico no fue considerado por Jesús para ser salvo?

La respuesta a esta pregunta es sencilla, sí, un hombre rico o una mujer rica puede ser salvo(a). Pero, la salvación va de la mano con el cumplimiento de dos mandamientos en los cuales se engloba todo mandato de Dios; amarás a tu Dios sobre todas las cosas, y a tu prójimo como a ti mismo. Aquel hombre no amaba a Dios sobre todas las cosas, sino que las cosas estaban antes que Dios.

¿Dios necesita dinero?

Dios es el dueño absoluto de todo, la Biblia dice que el creo, y que las cosas existen por Él. Así que la respuesta es No. Dios no necesita dinero, Dios no necesita nuestro dinero. Por tal razón, no vemos una respuesta de Cristo que correspondiera al lucro de Él o su ministerio. Jesús no dijo vende lo que tienes y dónalo a nuestro ministerio, que es uno de amor, o nada por el estilo. Jesús buscaba el bienestar de este hombre, que este entendiera que le hacia falta y bendecir a los pobres. Jesús demostró que este hombre no cumplía con ninguno de estos dos mandatos.

No estoy diciendo, de ningún modo, que este mal bendecir económicamente algún ministerio. Pues estamos en este mundo, y para lograr llevar la palabra y ser de bendición a otras personas. Pero, Jesús fue astuto, conociendo el corazón de aquel hombre le planteo el punto decisivo donde el le fallaba a Dios. El era bueno en su propia definición y criterio. Por lo que Jesús de inicio le dijo que no había ni uno bueno.

¿Qué significado tiene el ojo de una aguja?

Jesús dijo que era más fácil entrar un camello por el ojo de una aguja que un rico al reino de los cielos. No piense que Jesús se esta refiriendo a una aguja común, una aguja de cocer. Aunque hay quienes postulan que el camello se refiere a un tipo de soga, lo cuál haría difícil entrarlo por una aguja. Pero, al estudiar al respecto, he encontrado algo que me suena más lógico y acorde con lo que estaba hablando. El ojo de la aguja es un lugar donde es necesario despojar de todo al camello para que este pueda pasar. Esto va acorde con la mención de Jesús al hombre, quien necesitaba dejar su carga (las riquezas) para poder pasar por la puerta del cielo a recibir la gran recompensa por su salvación.

Dios anda buscando corazones genuinos que esten dispuestos a entregarse por Él, como Él lo hizo por ellos. Dios no exige lo que da, Él le ha dado más de lo que le pide. No obstante, Dios desea que haya el deseo de servirle de corazón. Y no habrá nada que no le hayas dado que Él no se encargue de recompenzarlo.

Mañana esperamos contar con su visita nuevamente, en un interesante tema. El cuál esperamos que le bendiga aún más que el de hoy y algún otro anterior.