La relación del Hombre con Dios

En lo profundo del corazón humano se encuentra un código especial, es un vínculo con el Creador que nos advierte de su existencia, y de su importancia en la vida humana. A pesar de los grandes cambios y hallazgos científicos, y de la tecnología que existe, no ha existido nada capaz de erradicar le fe de muchos, la fe en un ser supremo, conocido como el Dios Todopoderoso.

Esta fe sustenta la vida de los que en él creen. No existe nada que los aparte de su fe, hay caídos, pero en el conglomerado este grupo de fieles es resistente y persistente en sus creencias. Y aunque estudiosos de diversas disciplinas tienen teorías al respecto, sobre Dios y sobre quienes le siguen, ellos no logran determinar la meta que estos tienen.

¿Quién es Dios?

Para algunos científicos o estudiosos Dios es la forma humana de explicar o adjudicar lo inexplicable. Sin embargo, para aquellos que le siguen y le sirven es el ser supremo que creo los cielos y el firmamento, la luna y las estrellas, el sol, el mar, todo lo que existe; y el soplo de vida humana.

Comencemos por ahí. Dios, según el libro de Génesis, crea al hombre del polvo, de la tierra; y soplando sobre él, le dio vida. Por esta razón existe un enlace emocional y espiritual entre el Dios creador, y el humano. En adición, antes del humano ser creado, Dios dijo, “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”. El hombre, hace referencia al humano, no sólo a Adán, de quién se habla en este relato.

Pero, no es sólo un ser que tiene la habilidad de crear. Sino, que tiene el amor, el poder, la fuerza y la voluntad para recrear, establecer, restablecer, sanar, salvar, y glorificarse de una forma especial en la vida del hombre, y todo para el bien de la humanidad. El Dios todopoderoso siempre opera en favor de la humanidad, como grupo, y de todos de modo individual; y más aún para aquellos que le sirven, los que le sirven de verdad.

A pesar de su compromiso para los que le sirven de cuando dos o más de ellos se reúnan en su nombre y pidan algo él les concederá, su compromiso más importante es librarlos del mal; de esta manera, en adición a su soberanía, no esta obligado a cumplir con los pedidos de sus servidores. Y además, no se concentra en querer una relación de grupos, sino que busca una intimidad, una relación, con cada uno en su individualidad.

El Dios soberano

Según es.thefreedictionary.com la palabra soberano tiene tres vertienes, cada una de las cuales se pueden aplicar al Dios omnipotente, omnisciente, y omnipresente. Estas tres caracteristicas que menciono como adjetivos de Dios hablan sobre tres aspectos claves, su poder ilimitado, su conocimiento ilimitado, y su presencia en todo lugar. No existe plan de celular que pueda sobrepasar lo que Dios ofrece, pues el realmente esta ilimitado, él no tiene limites.

La primera de las vertientes según el diccionario es que soberano se aplica a la persona que posee y ejerce la autoridad más elevada sobre los asuntos sociales, económicos y políticos de un pueblo o nación. En la Biblia podemos ver como Dios ejerce la autoridad más elevada, en todos los aspectos. Sólo basta con que Dios diga, y es hecho; eso es lo que sucede en Génesis, también ocurre cuando Jesús decreta sanidad, libertad o ambas. La palabra esta sujeta a la voluntad de Dios. Si tienes alguna necesidad, alguna carencia, ore a Dios, y la palabra que el decrete será hecha; créalo. Pero, siempre ore para que se cumpla la voluntad de Dios, que es la mejor para nosotros, y no la nuestra.

Segundo, según el diccionario se aplica al pueblo o nación que se gobierna a sí mismo sin estar sometido políticamente a otro. Dios no esta sometido a nadie, no existe absolutamente nada, ni nadie que pueda contra el Dios de los ejércitos, el todo poderoso, Jehová de los cielos. Nadie gobierna a Dios, sino que él mismo toma sus decisiones.

Y por último, se dice que soberano es alguien que es muy grande o muy difícil de superar. Quien conoce al Dios vivo, sabe que no hay nada grande, sino sólo él; y que el no es muy difícil de superar, sino que es imposible de superar. La Biblia narra sobre el adversario, quien trato de tomar el trono para si, pero no pudo superar a Dios, y fue destituido, desechado, y vencido.

La primera relación con Dios

El libro de Génesis relata la historia de la caída del hombre en el pecado. No estamos hablando de un desliz, sino el quebrantamiento de una relación divina, la relación entre el hombre (el humano) y Dios. La Biblia dice que el humano fue puesto en el huerto del Edén donde tenía todo lo que necesitaba para su subsistencia, natural, física, emocional, psicológica y espiritual. Al hombre le fue designado el planeta Tierra, con la autoridad sobre el mismo, por así decirlo. Sólo se le pide algo, que de entre todos los frutos sólo se cohibiera de comer del fruto del conocimiento del bien y el mal.

Lamentablemente, Eva fue seducida y atraída hacia el fruto, comió de él y le ofreció a su hombre, Adán. Adán y Eva comieron del fruto que Jehová Dios les prohibió que comiesen para no traer maldición sobre la tierra y todo lo que en ella habita. Habiendo pecado, no reconocieron su maldad, sino que esquivaron su responsabilidad hechando culpa a quién les indujo a caer en el pecado. No asumieron la postura de que fueron tentados, pero fue decisión de ellos ceder a la tentación, y una vez cedieron, pecaron, y una vez pecan trajeron muerte al mundo. Tal y como lo dice Santiago, que Dios no tienta a nadie, sino que cada uno es tentado de acuerdo a sus deseos y pasiones, y una vez ceden pecan, y cuando es consumido el pecado el mismo trae muerte.

De esta manera fueron destituidos del huerto del Edén, y les fue negada la entrada para que no se atreviesen, después de haber pecado, comer del árbol de la vida. De esta manera la relación primera, la relación principal del hombre, del humano, con Dios fue hecha pedazos, fue rota, fue quebrantada. No se si usted haya comprendido la magnitud de este acontecimientos; pero, Adán y Eva causaron un desastre en nuestros corazones, causaron un quebrantamiento y agonía espiritual en todas las generaciones humanas, eso, eso lo incluye a usted y me incluye a mi. Adán y Eva nos quitaron el privilegio de haber nacido en un huerto libre de pecado, libre de culpas, libres, totalmente libres estaríamos hoy. Pero, nuestros primeros padres nos quitaron la oportunidad de tan preciado regalo por parte de Dios.

continuará…