Cristianos vs Criminales (Parte I)

Definiciones

Cristiano es una persona que cree en Jesucristo, y práctica sus enseñanzas como estilo de vida. El cristianismo esta catalogado como una religión abrahámica y monoteísta basada en las enseñanzas de Jesús, el Cristo. Los cristianos creen en que Jesús es el hijo de Dios y el Mesías profetizado en el antiguo testamento, y que él murió y resucito para redención de los pecados humanos.

Criminal es una persona que delinque las leyes. O sea, una persona que no cumple con las leyes establecidas por la sociedad, los gobernantes, legisladores, o personas que estén a cargo de el establecimiento de las leyes.

Cristianos vs Criminales:

 La creencia en Jesús vincula a los cristianos con el amor al prójimo. Este mandato es uno de los establecidos por Dios y ratificado por Jesucristo quién es enfatico cuando enseña que los diez mandamientos[1] se resumen en dos; amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo[2]. Si amas a Dios y a tu prójimo no vas a tener otra prioridad en tu vida que te aparte de Dios y vaya en contra de sus estatutos, y a tu prójimo no le robaras, no codiciaras de él o lo que posea, no estarás con su mujer u esposo, no estarás con una mujer u hombre que no sea tu esposo o esposa, no mentiras con respecto a ellos y honraras a tus padres, y no mataras. Estas son algunas de las reglas básicas del cristianismo. No digo que los cristianos son perfectos, ni que cumplen con todo esto (deben cumplirlo, pero no siempre sucede); sino que los estándares de los cristianos son altos, no incansables, sino sólo altos.

Como podrá usted percatarse, la mayoría de estas reglas son aplicadas por los años e implementadas como leyes. Algunas con graves consecuencias, y otras no tanto. Esto depende de la cultura de cada nación. Pero, el punto central es que la mayoría de estas son tomadas en cuenta. Vemos así que la Biblia es un libro de actual utilidad, y que no carece de sentido común; sino que se adelanto a sus tiempos y estableció reglas duraderas para la sana convivencia.

Los cristianos a diferencia de lo que muchos entienden son personas que deben cumplir con la ley más rigurosa establecida. Si la ley gubernamental exige algo, y la ley cristiana establecida en la Biblia es más exigente, el cristiano debe cumplir con la más rigurosa, la ley bíblica. Por ejemplo, si alguien mata a un familiar suyo es normal que usted este furioso y lleve una conducta inadecuada, esperada pero inadecuada, y pudiera vivir así; para el cristiano el enojo debe pasar, y debe perdonar, es un proceso duro pero es lo que cree y sabe que es mejor para el. Mientras para el mundano esta bien aumentar, exagerar, o minimizar ciertos datos en la planilla; para el cristiano es necesario que plasme los datos tal cual ocurrieron.

Con esto en mente, no quisiera que se desenfoque usted del concepto que quiero mostrarle. No estoy diciendo que todos los llamados cristianos sigan las reglas. No estoy diciendo que son perfectos. Sólo quiero establecer las bases que definen que un cristiano no debe ser un criminal. Un cristiano no debe ser una persona que inflija la ley. Que se deslicen de vez en cuando, que haya alguno que se deslice muy de seguido; son humanos, no extraterrestres perfectos. Los cristianos deben ser el ejemplo de Cristo, y por consiguiente deben tener un mejor estilo de vida. Y deberían querer darlo a conocer para que otros vivan una mejor vida como ellos, siempre con un margen correcto de cordialidad y respeto.

[1] Éxodo 20:1-17

Los Diez Mandamientos

(Dt. 5.1-21)

20  Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

No tendrás dioses ajenos delante de mí.

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Acuérdate del día de reposo[a] para santificarlo.

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 mas el séptimo día es reposo[b] para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo[c] y lo santificó.

12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

13 No matarás.

14 No cometerás adulterio.

15 No hurtarás.

16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

Notas:
  1. Éxodo 20:8 Aquí equivale a sábado.
  2. Éxodo 20:10 Aquí equivale a sábado.
  3. Éxodo 20:11 Aquí equivale a sábado.
[2] Mateo 22:37-40

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.