El Buen Pastor vs El Ladrón

Juan 10:1-18

Si leemos con detenimiento la palabra esta hablando en estos versículos sobre Jesús como el buen pastor, el buen pastor que pone su vida por las ovejas; como hacia David ante el león y el oso. Jesús esta planteando en los primeros versos el cuestionamiento de quién es real, quien es verdadero, a quién realmente pertenece el rebaño. Sin embargo, no es su parábola o alegoría entendida por ellos. Así que posteriormente Jesús va más en detalle sobre el asunto. Jesús establece que el es la puerta, como también dice su palabra el es el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre, sino por él. Como recompensa de entrar a la presencia a través de él, hallaremos pastos, y entiendo que la referencia es hacia hallar pastos verdes y no matojos (por que lo que es en Dios, es Bueno), o sea, descanso y alimento, por que si hay pastos verdes debe haber agua. No se usted, pero yo lo visualizo como si él estuviera diciendo, si vienes a través de mi, vas a encontrar un lugar cálido, donde no escaseara tu alimento, donde tendrás para saciarte, donde habrá frescura, un buen lugar, donde apasentarte.

Luego de esto es que Jesús hace mención del ladrón, y si vemos todo el contexto, pareciera que más que ladrón, se trata de un usurpador, por que es alguien que trata de no sólo robar lo que es suyo, sino de posicionarse como si lo fuese. ¿Por que se dice que estos vienen a hurtar, matar y destruir?, sencillo…

… estas personas añadían cargas vanas que ellos mismos en ocasiones no cumplían, le robaban la fe al pueblo, mataban las esperanzas y destruían sus sueños.

¿Le parece que esto se da hoy en día? ¿Le suena familiar? Ahora bien, siendo conscientes que la realidad del escrito bíblico no es como cualquier libro que todo se escribe de corrido y consecutivo, alguien pudiera alegar que entre versículos hubo tiempo, que por lo general, cuando sucede, se denota un cambio en la temática. Pero, si seguimos leyendo los versículos a continuación vemos que Jesús continua hablando del mismo tema.

Jesús en estos versículos contrapone lo que es él, versus lo que son otros. El esta indicando, nadie que tenga el nombre de pastor, te salva, nadie que tenga ese nombre entregará su vida por ti como yo lo hice. El esta llamando la atención para decirte, hey, soy yo el Buen Pastor, yo soy el camino, es a mi a quien debes mirar. No mires al hombre, el hombre te va a fallar. Hey, si miras al hombre te van a robar la bendición, hey si sigues con la mirada en el hombre puedes morir espiritualmente, si miras al hombre tu casa se puede destruir.

Haz un alto en tu vida hoy, y decide a quién vas a mirar; no dejes que el hombre desvíe tu mirada y te robe, te mate y te destruya.

Quisiera aclarar, que en ocasiones hay personas mal intencionadas que se hacen llamar pastores y lo que desean es exaltación de sus nombres, fama, dinero o lo suyo. Para ellos todo es un montaje, “un circo”. Pero, no todos son iguales; he conocido pastores que aún en la escases, en la dificultad, y en la prueba se mantienen buscando lo mejor para su redil. A Dios gloria por esos fieles, que a pesar de las circunstancias permanecen íntegros, son digno de admirar esos hijos de Dios.

Mi consejo para todos los pastores; analicen su ministerio a raíz de las escrituras, y de estos textos, busquen más información, siendo llenos del Espíritu déjense guiar por el y no por la sabiduría del hombre, y sean transformados en un mayor peso de gloria. Recuerden; el mundo los necesita, el mundo necesita pastores fieles e íntegros guiados por el Santo Espíritu de Dios para lograr cambios en esta sociedad.