Pensamiento Corto

Si aprendes a correr sin los pasos previos podrías tronchar tu vida.

Para enseñarte a caminar, tienes que saber gatear. Gatear te enseña a tener reflejos, instintos que salvaguardan la vida. Luego aprendes a caminar, y al fin aprendes a correr. Quizás parezca ilógico el proceso, si lo que necesitas es correr por que no correr y ya, aprendes a correr y resuelves lo demás, te habrás preguntado. Si aprendiecemos a correr, y sólo correr, de una vez y por todas, sin los pasos anteriores, quizás correriamos tan rápido como el viento; libres, sin presiones, sin pensamientos que trunquen tu libertad, tus ansias, tus anhelos y metas. Pero, no tendríamos las herramientas necesarias para protegernos de las caídas; las cuales se adquieren en el proceso de aprender a caminar. Los reflejos, conocidos también como instintos, se aprenden, se refuerzan y se perfeccionan en el proceso.

Así es la vida, los procesos duros, dolorosos e hirientes en ocasiones, nos preparan para aprender a sobrevivir en el mundo. Pues las adversidades por las que pasamos son momentaneas, y tienen como fin hacernos mas fuertes, mas grandes, mas sabios. La vida no te dará todo lo que quieras, pero con lucha y esfuerzo podrás conseguir de ella lo que en realidad necesitas. Pero, hay que saber donde, como, cuando y por que; para estar bien preparado para recibirlo.

Éxito